Todo lo que debes saber sobre los dividendos

Todo lo que debes saber sobre los dividendos

¿Alguna vez has soñado con alcanzar la independencia financiera, dedicar tu tiempo a viajar, a leer junto a tu piscina, y todo esto porque puedes vivir de rentas gracias a los dividendos?

Este sueño puede hacerse realidad, pero antes de que puedas esperar alcanzar ese nivel de independencia financiera, debes aprender qué son los dividendos, cómo las compañías pagan dividendos, y los diferentes tipos de dividendos que están disponibles. Es por eso que he reunido en esta guía todo lo que debes saber sobre los dividendos.

Qué son los dividendos

Las empresas que obtienen ganancias pueden dedicarlas a hacer una de estas cosas: pagarlas a los accionistas, reinvertirlas en su negocio a través de la expansión, reducir su deuda, o quizás elijan todas estas cosas a la vez.

Cuando una parte de las ganancias se paga a los accionistas, el pago se conoce como un dividendo. Para muchos inversores, el objetivo final es “vivir de los dividendos”

Es más, durante la primera parte del siglo XX, los dividendos fueron la razón principal por la que los inversores compraron acciones. Se dijo literalmente en Wall Street, “el propósito de una compañía es pagar dividendos”.
Hoy en día, el punto de vista del inversor es un poco más refinado; podrían decir que “el propósito de invertir en una empresa es aumentar mi riqueza”. De hecho, el inversor de hoy en día considera los dividendos y las ganancias de capital como una fuente de aumento. Microsoft, por ejemplo, no pagó un dividendo hasta que ya se había convertido en una empresa de 350.000 millones de dólares, mucho después de convertir a los fundadores de la empresa y a los accionistas a largo plazo en multimillonarios.

Cómo funciona el pago de dividendos

Los dividendos deben ser declarados (es decir, aprobados) por la Junta Directiva de una compañía cada vez que se pagan. Hay tres fechas importantes que recordar con respecto a los dividendos:

Fecha de declaración o anuncio de dividendo
La fecha de declaración es el día en que el Consejo de Administración anuncia su intención de pagar un dividendo. En ese día, la compañía crea un pasivo en sus libros; ahora debe el dinero a los accionistas.
En la fecha de la declaración, la Junta también anunciará una fecha de registro y una fecha de pago.

Fecha de registro
Esta fecha también se conoce como fecha “ex-dividend”.
Es el día en que los accionistas registrados tienen derecho al próximo pago de dividendos. En otras palabras, sólo los propietarios de las acciones en esa fecha o antes recibirán el dividendo.
Por ejemplo, si usted compró acciones de Coca-Cola después de la fecha ex-dividendo, no recibiría su próximo pago de dividendos; el inversor a quien le compró sus acciones sí lo recibiría.

Fecha de pago: Es la fecha en que el dividendo se entregará efectivamente a los accionistas de la empresa.

Cada país es diferente en cuanto a las veces en las que se paga el dividendo. En USA la gran mayoría de los dividendos se pagan cuatro veces al año en forma trimestral. Esto significa que cuando un inversionista ve que, por ejemplo, Coca-Cola paga un dividendo de $0.88, en realidad recibirá $0.22 por acción cuatro veces al año. En España se suele pagar los dividendos anualmente.

Clases de dividendos

Existen 3 tipos de dividendos: Dividendos en efectivo, dividendos de propiedad y dividendos especiales únicos.

Dividendos en efectivo

Esla forma de dividendo más tradicional. Los dividendos en efectivo representan literalmente el dinero que se deposita directamente en su cuenta bancaria del accionista.

Los dividendos ordinarios en efectivo son los que se pagan de las ganancias de una compañía a los propietarios del negocio (es decir, los accionistas). Después del pago del dividendo el número de acciones de la empresa permanece invariable, por lo que el accionista recibe dinero y su participación en la empresa sigue siendo la misma.

El dividendo de acciones preferentes

Una compañía que ha emitido acciones preferentes debe hacer el pago de dividendos de esas acciones antes de que un solo centavo pueda ser pagado a los accionistas comunes.

El dividendo de las acciones preferentes suele ser fijo, mientras que el dividendo de las acciones ordinarias se determina a discreción del Consejo de Administración (por las razones que se exponen más adelante, la mayoría de las empresas dudan a la hora de aumentar o disminuir el dividendo de sus acciones ordinarias).

Dividendos de propiedad

No es un tipo de dividendo muy habitual. Un dividendo de propiedad es cuando una compañía distribuye propiedad a los accionistas en lugar de efectivo o acciones. Los dividendos de propiedad pueden tomar literalmente la forma de bienes físicos como granos de cacao, lápices, oro, plata, aderezo para ensaladas o cualquier otro artículo con valor tangible. Los dividendos de la propiedad se registran a su valor de mercado en la fecha de la declaración.

Dividendos ordinarios / extraordinarios

Además de los dividendos ordinarios (derivados de las ganancias anuales de la empresa), hay veces en que una compañía puede pagar un dividendo especial por única vez.

Estos dividendos extraordinarios pueden ocurrir por una variedad de razones tales como una gran victoria en un litigio, la venta de un negocio, o la liquidación de una inversión. Los dividendos extraordinarios pueden tomar la forma de dinero en efectivo, acciones o dividendos de propiedad.

Existen varios factores fiscales que afectan los tipos impositivos sobre los dividendos especiales y se ha producido un aumento de los dividendos especiales pagados en los últimos años. Un ejemplo son los llamados “retornos de capital”  que no son considerados un pago de las ganancias de la compañía, sino un retorno del dinero que los accionistas han invertido en el negocio. Como resultado, la devolución de los dividendos de capital está exenta de impuestos.

Dividendos en acciones – Scrip Dividend

Un dividendo en acciones, o Scrip Dividend, es una distribución prorrateada de acciones adicionales de las acciones de una compañía a los propietarios de las acciones comunes.

Una compañía puede optar por dividendos en acciones por varias razones,puede ser no contar con suficiente efectivo para o por un deseo de reducir el precio de las acciones en base a cada acción para estimular el comercio y aumentar la liquidez (es decir, la rapidez con la que un inversionista puede convertir sus acciones en efectivo).
¿Por qué bajar el precio de las acciones aumenta la liquidez? En general, es más probable que la gente compre y venda una acción de $50 que una de $5,000; esto usualmente resulta en un gran número de acciones intercambiando manos cada día.

Un ejemplo práctico de dividendos en acciones:

La compañía A tiene 1 millón de acciones ordinarias. La compañía cuenta con cinco inversores que poseen 200.000 acciones cada uno. Las acciones cotizan actualmente a 100 millones de dólares por acción, lo que le da al negocio una capitalización de mercado de 100 millones de dólares.

La dirección de la empresa decide emitir un dividendo en acciones del 20%. Imprime 200.000 acciones ordinarias adicionales (20% de 1 millón) y las otorga a los accionistas en función de su propiedad actual. Todos los inversores poseen 200.000, o 1/5 de la compañía, por lo que cada uno de ellos recibe 40.000 acciones nuevas (1/5 de las 200.000 nuevas acciones emitidas).

Ahora, la compañía tiene 1,2 millones de acciones en circulación; cada inversor posee 240.000 acciones ordinarias. Sin embargo, la dilución del 20% en el valor de cada acción hace que el precio de las acciones caiga a 83,33 dólares. Aquí está la parte importante: la empresa (y nuestros inversores) siguen exactamente en la misma posición. En lugar de poseer 200.000 acciones a 100 dólares, ahora poseen 240.000 acciones a 83,33 dólares. La capitalización bursátil de la empresa sigue siendo de 100 millones de dólares.

En los casos de desdoblamiento de acciones, una compañía puede duplicar, triplicar o cuadruplicar el número de acciones en circulación. El valor de cada acción es simplemente reducido pero la realidad económica no cambia en absoluto. Por lo tanto, es completamente irracional que los inversores se entusiasmen con la división de acciones.


Rentabilidad de dividendos

El rendimiento de los dividendos le indica al inversor cuánto está ganando con las acciones ordinarias, solo con el dividendo, basado en el precio de mercado actual.

La rentabilidad por dividendo se calcula dividiendo el dividendo anual real o indicado por el precio actual por acción.

Ejemplo:

Digamos que la empresa A que paga un dividendo anual de 7 dólares y cotiza a 910 dólares por acción; la empresa B paga un dividendo anual de 2,72 dólares y cotiza a 49,75 dólares por acción. Al calcular el rendimiento de los dividendos, el inversor puede comparar la cantidad que ganaría en efectivo anualmente por cada valor.

Cálculo de la rentabilidad del dividendo de la empresa A
$7.00/$910 = 0.0077 o expresado en porcentaje 0.77%.

Cálculo de la rentabilidad por dividendo de la empresa B
$2.72/$49.75 =0,055 o expresado en porcentaje 5,5%.

En otras palabras, a pesar de que la empresa A paga un mayor dividendo por acción, 100.000 dólares invertidos en sus acciones ordinarias rendirían sólo 770 dólares en ingresos anuales, frente a la misma cantidad invertida en la empresa B, que rendiría 5.500 dólares. En igualdad de condiciones, un inversor interesado por dividendos debería optar por estas últimas, .

Cómo se determina el importe de los dividendos

La teoría dice que “una empresa sólo debe pagar dividendos si no es capaz de reinvertir su efectivo a una tasa más alta que la que podrían hacerlo los accionistas (propietarios) de la empresa si el dinero estuviera en sus manos. Por ejemplo, si la compañía ABC está ganando un 25% sobre el capital sin deuda, la gerencia debería retener todas las ganancias porque el inversor promedio probablemente no encontrará otra compañía o inversión que esté produciendo ese tipo de retorno”.

El porcentaje del beneficio neto que se paga en forma de dividendo se denomina ratio de pago de dividendos. Este ratio es importante para proyectar el crecimiento de la empresa porque su inverso, el ratio de retención (el importe no pagado a los accionistas en forma de dividendos), puede ayudar a proyectar el crecimiento de una empresa.
Cálculo del porcentaje de pago de dividendos


La fiscalidad de los dividendos

La fiscalidad depende de dónde resida el la empresa y el accionista.

Por regla general podemos entender que los dividendos tributan dos veces: una vez cuando la compañía gana el dinero (como impuesto sobre el beneficio), y otra vez cuando se paga a los accionistas (impuesto sobre la renta). En efecto, han pagado al gobierno dos veces.

Los dividendos, al igual que los intereses, se gravan a la tasa impositiva individual de cada persona. Por otra parte, los impuestos sobre las ganancias de capital se calculan en función del tiempo que un inversor ha mantenido su inversión y pueden ser tan bajos como la mitad de la tasa que se aplica a los ingresos por dividendos. Esta diferencia de tratamiento fiscal es otra de las razones por las que muchos inversores optan por participaciones a largo plazo que reinvierten capital en el negocio en lugar de desembolsarlo en forma de dividendos; al evitar la doble imposición, pueden componer su patrimonio a un ritmo más rápido.

Las acciones de alto dividendo

Un inversor que desee armar una cartera que genere altos ingresos por dividendos debe poner un gran escrutinio en el historial de pago de dividendos de una compañía. Sólo aquellas corporaciones con un registro continuo de dividendos en constante aumento durante los últimos 20 años o más deben ser consideradas para su inclusión. Además, el inversor debe estar convencido de que la empresa puede seguir generando el flujo de caja necesario para realizar los pagos de dividendos.

Esto nos lleva a un punto importante: los dividendos dependen del flujo de caja, no de las ganancias reportadas. Casi cualquier Junta Directiva aún declararía y pagaría un dividendo si el flujo de caja fuera fuerte, pero la compañía reportó una pérdida neta en base a los PCGA. La razón es simple: los inversores que prefieren acciones con dividendos altos buscan estabilidad. Una compañía que reduce sus dividendos probablemente va a experimentar un descenso en el precio de las acciones, ya que los inversores nerviosos se llevan su dinero a otra parte. Las empresas no aumentarán la tasa de dividendos debido al éxito de un año. En cambio, esperarán hasta que el negocio sea capaz de generar el efectivo para mantener el pago de los dividendos más altos para siempre. Asimismo, no reducirán el dividendo si piensan que la empresa se enfrenta a un problema temporal.

Además, muchas compañías no pueden pagar dividendos porque los préstamos bancarios, las líneas de crédito u otros tipos de deudas que imponen limitaciones estrictas al pago de dividendos. Este tipo de restricciones dependen de las autoridades regulatorias de cada país.